Lo que significa humillarse ante Dios

6 Oct 2020 0 comentario

Humillarse delante de alguien es ponerlo voluntariamente por encima, porque es legítimo. Es exactamente lo contrario de lo que Adán y Eva hicieron en el Jardín del Edén cuando querían ser iguales a Dios. Es la causa de la Caída y de la mayoría de nuestros pecados.

Reconoce quién es Dios

En la Biblia, Dios se nos presenta primero como el Creador eterno: el que produce la vida. La creación es un testimonio para que reconozcamos su grandeza y belleza. Puedes leer un elogio sobre ella en el Salmo 65, por ejemplo.

Medir la grandeza de Dios, conocerlo, es necesario en nuestra relación con Él. Este es el objeto de los primeros cuatro mandamientos dados por Dios a Moisés en el Monte Sinaí, en Éxodo 20. Dios los pronuncia para su pueblo después de recordar su identidad y su soberanía:

Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.

Éxodo 20: 2

Nuestra obediencia y confianza en Dios debería fluir del hecho de que él es soberano y que dependemos de él.

Sé agradecido por lo que Dios ha hecho

Leyendo el punto anterior, ¿Te estás culpando por ser olvidadizo? ¿Incrédulo? ¿Insensible a Dios y a sus obras? Me siento así muchas veces. Qué precipicio frente a la santidad de Dios. Mientras somos tan débiles, Dios en su amor nos ofrece por gracia la solución para encontrar de nuevo una relación con él: Cristo se rebajó a nuestra condición de hombres para morir en una cruz y pagar el precio del pecado. «el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.» (Filipenses 2:6-8).

Su humildad ante Dios es la más extraordinaria y perfecta. Su sacrificio, que paga por nuestras faltas, es la prueba más extrema de obediencia a Dios y debe recibir toda nuestro agradecimiento.

Sé un imitador de Cristo

La humildad de Cristo ante Dios debe ser el ejemplo que produce nuestra humildad (Filipenses 2:5). En Efesios 3:14-15 Pablo escribe que es el resultado de la buena noticia de la gracia inmerecida que nos rescata (Efesios 2:1-10), que él ora y dice «… doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra».

Dios nos pide que nos rebajemos ante él, porque él, y sólo él, es digno. La gratitud (por quién es Dios /por lo que ha hecho) lleva al arrepentimiento. Humillarse ante él es la respuesta correcta a una gracia inmerecida. Te animo a orar para que te revele y/o recuerde sus verdades.

Auteur : La Reb

Voir tous ses articles →